Las baldosas hidráulicas y el modernismo

Lluís Domènech i Montaner, Joan Rubió, Josep Puig i Cadalfach o Antonio Gaudí son los arquitectos que dieron vida al modernismo o Art Nouveau a finales del siglo XIX. Esta corriente tuvo un impacto especial en Cataluña, en especial en Barcelona. El modernismo rompía una estética funcional, que se había mantenido durante siglos, para mirar a la naturaleza. Esta corriente se caracterizaba por motivos florales, la asimetría o la utilización de líneas curvas.

Es importante entender en este punto que el modernismo pretendía ir más allá de los edificios, cuadros o esculturas. Cualquier objeto cotidiano podía conseguir un diseño y una sensibilidad única. Y para conseguirlo la baldosa hidráulica fue una de las herramientas principales. Era un elemento económico y funcional que gracias a su diseño se convirtió en una obra de arte, concentrando en su diseño toda la explosión artística del momento.

En un post anterior ya hablamos de la historia de la baldosa hidráulica, destacando la figura de Garret, Rivet y Cía. Además de esta conocida fábrica la ciudad condal se inundaba de productos de Osola Company, Fortuny Cía o Sola y Cía, que se asociaban con los artistas y arquitectos más conocidos de la época para ofrecer diseños realmente sorprendentes.

Un capítulo especial, destacado por muchos decoradores e historiadores, es el catálogo de 1900 de la compañía Escofet Tejera con diseños de artistas como Antonio Gallissá, Puig i Cadafalch, Tomár Moraga, Domènech i Montaner o Alejandro Riquer. Los clientes vienen de fuera de España a comprar estas baldosas que ya ocupaban las casas y palacetes de la burguesía catalana.

La historia no tuvo un final feliz. El modernismo perdió intensidad y las baldosas hidráulicas cayeron en desuso. El terrazo, que se podía producir en serie, lograba cubrir una demanda de mercado a un precio aún más económico que las baldosas hidráulicas.

Curiosamente, las últimas tendencias en interiorismo y diseño, han recuperado las baldosas hidráulicas. Es más, los diseños de principio del siglo XX, ahora son los más valorados y la restauración de baldosas hidráulicas es uno de los servicios más demandados.